Pero actualmente los bancos no pueden vincular la concesión de hipotecas a la contratación de seguros con ellos. El Gobierno ha prohibido las operaciones vinculadas a la hora de contratar una hipoteca o un préstamo. Las entidades bancarias no podrán supeditar el conceder préstamos, con condiciones más o menos ventajosas, a la contratación de otros productos. Algo que venía siendo habitual hasta la fecha.