Alquiler

#seguridad

El seguro de protección del alquiler es un producto pensado para que los propietarios puedan alquilar sus viviendas con total tranquilidad, quedando cubiertos en caso de impago de la renta por parte del inquilino del inmueble. En caso de que no pague el arrendatario, el seguro de protección del alquiler ofrecerá al arrendador (tomador del seguro) una compensación equivalente, lo que le permitirá mantener su nivel de ingresos por la actividad de alquiler.

 

Además, los seguros de protección del alquiler suelen ofrecer una cobertura adicional para asesoramiento jurídico, en caso de problemas con el alquiler, y una cobertura contra daños por vandalismo y robo e incluso protección para los enseres del hogar​, entre otras acciones que puedan dañar el inmueble por un mal uso del inquilino o un suceso natural.

 

Por tanto, el seguro de protección del alquiler es una alternativa al aval bancario, que va mucho más allá al ofrecer al arrendador cobertura contra daños y asesoramiento jurídico en caso de problemas. Además, al ser un producto tan específico, supone un valor añadido para el propietario del inmueble, dado que se analiza el historial del inquilino para ver si puede ser un candidato a contratar el producto.

¿Necesitas más información sobre este seguro? Rellena el formulario y te informaremos